Cala del Plomo

En este artículo te voy a hablar de cala del Plomo, no te puedo decir que sea mi favorita porque para mí cada una de las calas de Cabo de Gata tiene algo que la hace especial y también depende del momento en el que se visita ya que los temporales siempre hacen que la arena y las piedras cambien algo para mí también influye mucho el momento personal y la misma cala el mismo día para dos personas puede ser total mente diferente.

Ya he estado varias veces en cala de Plomo en diferentes épocas del año, con diferentes personas y llegando desde diferentes sitios con lo que hoy te voy a dar mi opinión de cala del Plomo.

Empiezo con  cómo llegar, se puede llegar en coche y aparcar a pocos metros de la orilla esto tiene sus dos caras una es que no hay que andar otra es que durante todo el año hay caravanas y furgonetas, llegar en coche desde Carboneras requiere casi una hora ya que hay siete kilómetros de pista hasta la cala, un confesión: la primera vez que fui pensé que nos habíamos perdido y nunca llegaríamos a ningún sitio.

Yo sin duda prefiero ir andando desde Aguamarga, primero se pasa por cala de En medio, de esta te hablaré en otro artículo, hay poco más de media hora y puedes descansar un rato, después hay unos 25 minutos más y es un paseo más agradable ya sin cuestas.

Para ir andando desde luego hay que ir bien preparado: la cabeza y hombros cubiertos, protección solar, imprescindible agua suficiente y muy recomendable algo de comer. Las calas y playas de Cabo de Gata son espacio protegido y natural con lo que no tienen servicios ni vigilancia y como son de difícil acceso tampoco pasa el camión de la basura cada noche, además las latas y botellas vacías pesan menos con lo que cuesta menos trabajo cargarlas hasta el lugar donde vamos a dormir.

Cala del Plomo tiene arena muy fina de varios colores por encima tiene zonas de piedras grandes es como si fueran virutas de chocolate en una tarta. La orilla no es muy ancha con lo que se masifica fácilmente. Suelen haber piedras donde rompen las olas pero a la derecha mirando al mar hay como una bahía en forma de U, toda esta parte tiene el fondo de arena fina y poco profunda con lo que es genial para estar horas con las gafas y el tubo mirando los peces.

Cala del Plomo está abierta al viento de levante con poniente queda bastante protegida pero al tener la arena fina si sopla fuerte tampoco será muy agradable